Convertidor de archivos gratis

Convierte cualquier archivo en segundos.

Suelte los archivos aquí

Subiendo

Mis archivos
0%
  • Archivo
  • Estado

    Valora este conversor

    Puntuación: 5 de 5 (5 votos)


    Un convertidor de archivos puede ser la solución para transformar todos tus archivos favoritos. Encontrarte un archivo con formato incompatible nunca más será un problema y siempre tendrás la extensión correcta.

    Convertidor de archivos: ¿Qué es un archivo comprimido?

    Un archivo comprimido es uno o más archivos o carpetas que han sido tratados y empaquetados para que ocupen menos espacio. Su mayor característica es que, pese a la compresión, mantiene toda la información original de los archivos originales. Esto quiere decir que cuando sea descomprimido, tendrás los archivos disponibles tal y como estaban antes.

    Utilidad de los archivos comprimidos

    En primer lugar, podrás reducir el espacio que ocupa, algo muy útil si dispones de poco espacio de almacenamiento. Otra gran ventaja es que permite agrupar varios archivos en uno solo, algo útil para subir el archivo a la nube o adjuntarlo en un correo electrónico.

    Además, algunos formatos del convertidor de archivos permiten proteger el archivo con una contraseña. Esto permite asegurar el contenido de los mismos y evitar que personas ajenas entren a ellos.

    Finalmente, también sirven para dividir un archivo grande en varios pequeños. Esto es especialmente útil para subir archivos a internet y evitar las limitaciones de subida de los servicios de almacenamiento en la nube.

    Formatos más comunes de archivos comprimidos

    Dentro de los archivos comprimidos hay una gran cantidad de formatos que se pueden utilizar. Uno de los más usados y antiguos es el formato Zip, el cual data de 1989. La mayoría de programas lo leerán sin problema e incluso Windows viene con una utilidad que lo descomprime sin necesidad de instalar nada.

    El otro formato más utilizado es RAR, el cual comprime más que Zip, aunque es un poco más lento. Otro de los más conocidos es 7-Zip, el cual ha ganado mucha popularidad por su gran capacidad de compresión. En Linux se suele utilizar el formato TAR y sus variantes, como por ejemplo TAR.BZ, TAR.7Z, TAR.LZ, TAR.LZMA, TAR.LZO, TAR.Z o TAR.XZ.

    Además de estos, hay otros muchos formatos como TGZ, TBZ2, RPM, LHA, DEB, CPIO, CAB, ARJ, ARC, ALZ o ACE. Además, los archivos JAR que utiliza Java también se consideran archivos comprimidos como tal.

    ¿Por qué usar un convertidor de archivos?

    El convertidor de archivos permite convertir los archivos comprimidos de un formato a otro. Simplemente tienes que entrar al convertidor, subir el archivo, elegir la conversión que quieras, esperar y ya lo podrás descargar. Todo esto funciona de forma totalmente online, sin programas, lo cual te da muchas ventajas:

    • No tendrás que instalar nada nuevo: La mayor ventaja es que no tendrás que instalar nada nuevo a tu ordenador. Podrás convertir el archivo comprimido en formatos soportados por tu ordenador o móvil como Zip o RAR, evitando instalar nuevos programas. Esto es ideal para usar en ordenadores de la universidad o del trabajo donde no se puedan instalar programas.
    • Es fácil y rápido de usar: Sólo tienes que entrar a la web, elegir la conversión, subir el archivo y esperar. Eso todo el mundo lo sabe hacer, aunque no tenga conocimientos de informática.
    • En todos los dispositivos: Nuestra web es compatible con todos los dispositivos porque se entra desde el navegador. Si te has descargado un archivo al móvil que no puedes abrir, nuestro convertidor es la solución ideal para ti.